Y si lo pierdo todo?

“Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder”.  Steve Jobs.

4 areasTuve la grata oportunidad de dar varias charlas de finanzas personales la semana pasada a estudiantes  universitarios inspirándolos a que tomen el control de su futuro financiero.

Surgieron inquietudes como las preocupaciones de no tener nada de dinero por un lado y por otro, tener demasiado. Ambos casos producen bastante estrés. Les pregunté: ¿Cuál de los dos escenarios les gustaría enfrentar? En el caso de tener demasiado, la reflexión es: ¿Y si lo pierdo todo?.

El ser humano simplemente es un administrador. Nada más. No posee nada ni se puede llevar cosas al más allá. Todo se queda acá, todo es prestado para su disfrute. En este proceso, y para ser eficiente en cualquier logro de la vida debe focalizarse en fortalecer las áreas interiores (mental, emocional y espiritual), las cuales crean la parte visible (física).

Se afirma que las tres primeras tienen una incidencia del 90% y la última 10% en nuestra vida. En el caso de la educación y libertad financiera, se hace necesario trabajar cada una con mucha disciplina.

Área mental: se encuentra el desarrollo del conocimiento que integra la vida profesional. Combina los conocimientos con la inteligencia. Es el coeficiente intelectual.

Área emocional: se encuentran nuestros sentimientos y emociones. Lo que sentimos, nuestro dialogo personal, nuestra actitud, nivel de motivación y relaciones con los demás. Es el coeficiente emocional.

Área espiritual: se encuentra allí nuestras creencias, principios y valores como la honestidad, rectitud, y la justicia. Se focaliza en el ser, encontrar nuestra misión en esta vida, el para qué estamos en este mundo.

Área física: es la que integra la vida material, económica y la salud. Es donde se encuentra todo lo tangible. Acá es necesario cuidar con ahínco la salud física y la salud financiera. El área física es el resultado de las tres áreas anteriores.

Se pueden perder muchas cosas en la vida de un ser humano como la familia, el empleo, el dinero, las cosas, un ser querido, la libertad, etc. Pero lo relevante no es lo que se pierde sino como reaccionamos ante el hecho, nuestra actitud. Es la verdadera esencia. Existen innumerables casos de personas que lo perdieron todo y dos o tres años después lo habían recuperado, incluso incrementado su fortuna. Estas personas simplemente tenían sus áreas internas altamente entrenadas para superar los obstáculos.

Se dice que lo invisible crea lo visible. Es una ley. Así como las semillas producen las plantas, igual sucede con los resultados (lo físico) en el ser humano. Todo inicia en nuestro interior, sin excepción. Lo bien o mal que nos vaya en la vida depende de que tan equilibradas estén nuestras áreas.

Para lograr la plenitud en la vida no se puede enfocar en una sola área, y dejar de lado las demás, dado que todas están relacionadas y deben estar en equilibrio. No tener en cuenta esta observación lleva a satisfacciones parciales, pues cuando cambien las circunstancias es probable que nuestra fortaleza caiga como un castillo de naipes.

Hemos visto personajes famosos, celebridades y acaudalados que han acabado con sus vidas teniéndolo todo. La causa, un mundo interior demasiado inexplorado y frágil. Se enfocaron en el “Tener” y no en el “Ser”.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas

Share Button

Comentarios

Y si lo pierdo todo? — 10 comentarios

  1. WOwwwwww, Aunque estudio continuamente sobre finanzas personales , esta reflexion sobre que nada poseemos y que somos administradores me toco mucho, gracias aldo por tu aporte.

  2. Excelentes reflexiones en las que se hacen coincidir amigablemente conceptos filosóficos, psicológicos y económicos, sobre temas fundamentales de la vida humana que nos interesan a todos. Gracias Aldo…

  3. Hoy leyendo tu artículo, corroboro que cada vez debemos fortificarnos en el ser más allá del tener, ya que todo llega cuando se es lo suficientemente fuerte por dentro. Las cosas materiales vienen y van, sino, recordemos lo que eramos hace veinte o veinticinco años, muchos ni siquiera terminabamos la carrera, y ahora que somos, en el corazón de cuantas personas más estamos, cuantas vidas hemos impactado y cuantas nos falta por tocar. Me gustó el tema que tocaste, casi nunca relacionamos muestra vida personal con las finanzas y dejamos que otros tomen control, cuando debe ser nuestra prioridad. Gracias Aldo.

  4. Broher. El dinero debe verse como un medio no como un fin ; reconocer que no es realmente lo que queremos sino las manifestaciones materiales y beneficios que nos proporciona en nuestro diario vivir.El dinero es un circulante.La diferencia entre un pobre y un rico es la manera de pensar y el Nirvana Financiero el edén del hedonista. El consumismo una plaga que devora a la sociedad moderna alienada por la publicidad y vidas sin sentido que necesitan llenar sus vacíos existenciales.Bien por despertar la conciencia de los seguidores y ánimo en esta labor quijotesca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *