Tiempo libre: ¿Bendición o maldición?

“Ser capaz de llenar el tiempo de ocio inteligentemente es el mejor producto de la civilización”. Bertrand Russell

 Tiempo libre¿Disfrutas realmente de tu tiempo libre? ¿De las 24 horas cuanto tiempo te dedicas a ti mismo? ¿En tus vacaciones o fines de semana, gozas a plenitud o estás obsesionado por regresar al trabajo? ¿Si eres jubilado, como utilizas productivamente tu tiempo? ¿Te la pasas pensando con ansiedad sobre el pasado o sobre el futuro al no estar ocupado como antes? ¿Te despiertas y no tienes nada programado? ¿No sabes cómo matar el tiempo? ¿Te huyes a ti mismo? ¿Te da miedo saber quién eres realmente cuando estás solo? ¿Te aterra estar solo así sea por una hora?. Bueno, alguna vez en nuestra vida hemos tenido estos pensamientos. Lo importante es que una vez identificados, no es tan aterrador como parece.

La vida moderna nos ha domesticado para estar a tono con la velocidad y la modernidad. Es decir a prisa. Estar ocupados es una de nuestras mayores ilusiones. Quizá para no cuestionarnos quiénes somos. Sin importar, la rutina diaria en todo el mundo es similar. Desde que nos despertamos, desayunamos, vamos al trabajo, almorzamos, regresamos a casa, el estrés del trabajo, ayudar a los hijos en las tareas escolares, preparar alimentos, etc. Se ha convertido en un ritual de hábitos que realizamos la mayoría de veces de forma automática. Nunca preguntamos ¿Lo que hago, para qué?.

Con esta programación, llega el momento en que es necesario administrar el tiempo libre (noches, fines de semana, días festivos, vacaciones, licencias, incapacidades, viajes y jubilación). Puede ser una bendición o una maldición dependiendo de la óptica con la cual la persona vea su vida. Muchos gozan y se divierten. Otros, se les convierte en una gran carga administrar este tiempo. Desafortunadamente, el tiempo libre o de ocio es utilizado en cosas superfluas, llámese ver televisión, navegar en internet, chatear en las redes, conversaciones telefónicas, auspiciado por el consumismo que no permite pensar.

Qué tipo de actividades placenteras y divertidas realizo en mi tiempo libre que me acerquen a mis metas en la vida. Identificarlas es necesario. No como le pasa a la mayoría, no tienen tiempo libre, porque fueron educados para estar ocupados produciendo, con la falsa idea de Éxito. La productividad es todo lo contrario. Producir más con menos. Trabajar con inteligencia y no con desgaste físico. Disfrutar y equilibrar las diferentes áreas de la vida.

La historia cuenta de un ejecutivo brillante en su carrera profesional: trabajaba en su empresa hasta altas horas de la noche. Un día llegó a su casa y estaba vacía. Encontró una nota de su esposa e hija que decía: “Nos vamos por que tú nunca tienes tiempo para nosotras”. ¿A que le estaba huyendo este ejecutivo?. Una gran lección para todos. El tiempo libre usado eficientemente puede llegar a ser una gran bendición para una sociedad.

 

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas

Share Button

Comentarios

Tiempo libre: ¿Bendición o maldición? — 2 comentarios

  1. Saludos Aldo, muy interesante tu reflexion. En la mayoria de las veces la rutina y la falta de planeacion hacen que el tiempo no se aproveche en lo importante, la sociedad de consumo es un enemigo de los buenos habitos. Hay que planear y priorizar para identificar que es lo verdaderamente importante en cada etapa de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *