Te conviertes en lo que hablas

“Para saber hablar, tres cosas son precisas: saber pensar, saber escuchar y saber callar”. Plutarco

Te conviertes en como hablasSe ha dicho que una persona se conoce en primera instancia por sus palabras. Sin duda, es un indicador que desvela quienes somos cuando tenemos una conversación con alguien que no conocemos. Las palabras se convierten en el poder creativo, lo revelamos todo. Como somos por dentro somos por fuera y eso lo mostramos por medio de nuestras palabras. Por lo anterior, debemos ser conscientes continuamente de la forma como nos expresamos, ante los demás y ante nosotros mismos. Por simple que parezca, esto puede determinar nuestro futuro.

Las palabras nos liberan o nos esclavizan. Van asociadas con nuestra programación mental adquirida. Lo que hemos aprendido y utilizado a lo largo de la vida. Conocemos infinidad de personas que van por el mundo siempre quejándose, con un nivel de motivación muy baja y contagiosa. Solo basta saludarlos para que nos respondan: “que día tan aburridor”, “que día tan picho”, “lo mismo de siempre”, “así como cuando usted era pobre”, “ahí pasándola”. No tienen conciencia de como hablan. Repiten estas frases como loros.

Cuando de deseos y compras se trata los sufijos “ito – ita” y “me regala” son los campeones. Es frecuente escuchar: me gustaría tener una casita, un apartamentico, un carrito, una finquita, un trabajito, montar un negocito, etc. No se necesita ser genio para saber el tamaño de lo que se va a recibir, cosas pequeñas. Cuando están comprando la expresión “me regala” se oye sin cesar. “Me regala” una bolsa de leche, una empanada, un café, mil de pan, etc. ¿Por qué pedir que me regalen?. Son frases de pequeñez y de ser pedigüeños. Pedir el favor que me vendan, se está pagando.

Los expertos en PNL (Programación Neurolingüística), sugieren escucharnos al usar nuestras palabras correctamente. Se convierte en un reto, en un  proceso. Las expresiones que utilizamos cuando comemos por ejemplo: “Ese almuerzo estuvo violento”. No sabemos que el inconsciente lo interpreta como algo perjudicial para el organismo. No es extraño entonces que nos genere dolor de estómago. La tarea es cambiar y utilizar palabras adecuadas como: delicioso, exquisito, rico, sabroso. Palabras positivas.

Llama la atención el tema de los pleonasmos o redundancias. Con frecuencia escuchamos personas ilustres utilizando términos de forma incorrecta como: funcionario público, erario público, actualmente en vigor, buena ortografía, etc. La lista es larga. http://www.wikilengua.org/index.php/Pleonasmo. En este link se pueden consultar los pleonasmos mas conocidos. Sin duda, una excelente herramienta para hablar y escribir correctamente.

Para ser educados, respetuosos, y refinados con nuestro lenguaje debemos ponerlos en la tarea de trabajar responsablemente. Cada palabra que sale de nuestra boca no regresa. Es necesario por tanto, hacer que nuestra palabra sea un buen producto, que nos impulse, nos de poder y sobre todo nos convierta en personas respetuosas, educadas y excelentes. Hablar no se trata simplemente de abrir la boca. Muchas personas hablan tanto pero al final no dicen nada.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas

Share Button

Comentarios

Te conviertes en lo que hablas — 2 comentarios

  1. ALDO: el arma más peligrosa de todas es la lengua.Por ella se han desatado guerras,intrigas y cosas nefastas desde la existencia misma de la humanidad. Primero hablamos y luego pensamos; si nos detenemos a pensar cómo hablan los pelados de hoy, vemos la explosión de “maricas” que hay, porque es el término por excelencia usado en el cotidiano vivir.No volveré a comer un sancocho violento.

    • El ser humano tiene una sola boca para hablar menos y dos orejas para escuchar mas. Por eso nos convertimos en lo que hablamos. Muy pocos tienen la conciencia para entenderlo. El mundo copia modas y se guía por ellas, sin importar que lo lleve por mal camino. Se necesita mas conocimiento, inteligencia y sabiduría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *