¿Redes adictivas?

“Toda forma de adicción es mala, no importa si el narcótico sea alcohol o la morfina o el idealismo.” Carl Jung

redes adictivasEl mundo se ha vuelto caótico y estresante. Impera la regla de la velocidad. Entre más rápido mejor. Estamos en la Era de la Información. Esta viaja a velocidades sin límite. El progreso así como genera mayor bienestar tiene su costo. Un caso particular es el tiempo que pasamos de nuestro día en las redes sociales.

No es extraño ver lo que pasa en el transporte público, en los carros particulares, en los aviones, en los espacios laborales de las empresas, en los congresos o reuniones. En sitios donde sería difícil imaginarlo, como una piscina e incluso una iglesia.

En los restaurantes la situación es más patética. Amigos o parejas se dan cita para comer. Inmediatamente arriban, se puede ver a cada uno haciendo uso de su celular, revisar correos, mensajes, chatear, etc. Las parejas de enamorados, ni se ven, no hablan, no se tocan, no se acarician; cada uno está en lo suyo. De vez en cuando sonríen, pero, en su mundo virtual.

En los jóvenes el tiempo libre es mucho, por lo tanto más lo utilizan en las redes. Dado que en la mayoría de los casos no se tiene un control por parte de papá o mamá (ambos trabajan) es muy complejo. Esto acompañado con los juegos virtuales durante prolongado espacios puede llegar a ser muy perjudicial para la persona en aspectos mentales, psicológicos y físicos (ansiedad, inseguridad, insomnio, baja autoestima). Un caso real le sucedió al británico Chris Staniforth quien murió al jugar 12 horas seguidas en su consola Xbox.

Cabe entonces preguntarnos: ¿Nos volvemos adictos a las redes sin darnos cuenta? o ¿Simplemente nos atrapan y es difícil liberarnos? La adicción, como la que sucede con el alcohol, la droga, el juego, es un hábito que domina la voluntad de la persona; es catalogada como “enfermedad”. Una vez adquirida, es como tomar agua salada, cada vez da más sed. A pesar de que la persona sabe que la adicción es dañina, la necesidad de saciarla es mayor. No hay autonomía. La persona se convierte en esclavo y la adicción en su amo.

No todo es tristeza, afortunadamente hay soluciones. La responsabilidad es del sujeto, no del objeto. Igual que un arma, esta no toma la acción de herir, lo hace el ser humano. Se requiere voluntad, apoyo y consejo de alguien en quien confiar. Los padres deben ser más activos, propositivos.

Debemos establecer tiempos fijos (puede ser máximo una hora al día), generar otros espacios de entretenimiento y diversión (lectura, deporte), sin duda ayudarán. Algunas veces las adicciones se originan al tener demasiado tiempo libre y no utilizarlo productivamente.

¿Qué haríamos si nos dijeran que por un día o una semana no hay servicio de internet o de redes sociales? ¿Cuál sería nuestra reacción a esta noticia?

.

Aldo Alexander Castillo
Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales
Economista – Especialista en Finanzas

Share Button

Comentarios

¿Redes adictivas? — 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *