¡Qué bueno: Pagaron!

El secreto de mi éxito está en pagar como si fuera pródigo y en vender como si estuviera en quiebra“.  Henry Ford

Que bueno pagaronUna de las expresiones que mayor júbilo genera en las empresas por parte de empleados y funcionarios es: ¡Pagaron!. Sea en la mitad o al final del mes produce una emoción gratificante; si es fin de semana acompañada de festivo mucho mejor. La sensación de descanso y de tener poder adquisitivo en el bolsillo para poder utilizarlos en el tiempo libre produce comportamientos de entusiasmo y regocijo.

Administrar el dinero en esta situación tiene una parte emocional y otra racional. Por esta razón, se deben equilibrar para no tener dolores de cabeza por los excesos, especialmente de gastos.

La parte emocional hace que las personas se dejen llevar por sus impulsos. Lo primero que hacen si deben dinero es desplegar la lista de deudas o “culebras”. Se jactan al pagar todas sus deudas y decir “no le debo a nadie”, “que tranquilidad”. Lo que les sobra después de esto son “residuos” o algunas monedas, es el pago para ellos. Se dejan de últimos. Ese es el premio para ellos, los restos, “siendo ellos las personas más importantes”. Es un error y mal hábito que hay que corregir. Muchos lo llaman suicidio financiero.

La parte racional es más reflexiva, analítica y mesurada. Tiene conciencia de las obligaciones y como cubrirlas de forma correcta. No exagera en irse a gastar de forma irracional, ni es cautiva de compras emotivas. Se alimenta de los buenos hábitos. Entre ellos el de disponer en primer lugar del 10% de los ingresos netos y ahorrarlos o invertirlos en una cuenta personal. Es pagarnos primero. Es de esta forma como se crea riqueza. Somos la persona más importante, nadie más lo es, ni nuestros padres, hijos, hermanos, esposos, etc. Esa es la verdad, ellos son complemento, y si no lo hacemos voluntariamente, nadie lo hará por nosotros.

Como he escrito en temas anteriores hay que ver no solo las dos caras de la moneda, debemos pararnos en el borde para ver más opciones. Si cambiamos los hábitos deficientes por unos mas eficientes en la administración del dinero, debemos combinar lo racional y lo emocional.

Es necesario en algunas oportunidades darnos ciertos lujos y diversiones ya que hacen parte de lo holístico del ser humano. No es inteligente tener como fin simplemente acumular y atesorar; se debe también disfrutar y compartir. Pues se dice que quien no disfruta de sus posesiones en vida, es probable que lo hagan personas (hermanos, tíos, cuñados, yernos, etc.).

La próxima vez que recibas tus ingresos y antes de transferirlos a otros es necesario que te preguntes: ¿Es urgente ese pago? ¿Ya retiré mi parte?

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas

Share Button

Comentarios

¡Qué bueno: Pagaron! — 2 comentarios

  1. Excelente artículo, siempre es necesario mantener el equilibrio entre los pagos y los gastos para no generar iliquidez. Imagínense que Estados Unidos o Colombia pagaran de una vez toda la deuda externa (¿eterna?) y se quedaran sin diner para invertir en lo social y en infraestructura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *