¿Protejo mi patrimonio?

“Vivir es un riesgo permanente. Sólo los muertos están a salvo, ya lo sabes. Para siempre.” Francesc Miralles

Proteger patrimonio¿Te ha pasado por la cabeza que todo lo que tienes se podría esfumar en cualquier momento si no se tiene una protección? ¿Tienes asegurado tu carro, tu casa, tus electrodomésticos, tus bienes de valor? ¿Eres como la mayoría de personas que dejas las cosas “en manos de Dios”? ¿Eres consciente de tus obligaciones tributarias o tratas de de pasarte de listo?. Deberíamos hacernos estas preguntas para dimensionar el “alto riesgo” al que estamos y está expuesto nuestro patrimonio (nuestros bienes).

La palabra riesgo tiene diferentes interpretaciones. En nuestro caso particular, es la posibilidad o probabilidad de que nuestro patrimonio se vea disminuido o deteriorado generando un perjuicio en nuestras finanzas. Esto puede ocurrir en diferentes situaciones como:

Bienes muebles e inmuebles: no tenerlos asegurados por creer que un seguro es botar el dinero. La casa, el carro, los electrodomésticos pueden desaparecer por situaciones específicas, como incendio, terremoto, robo, asalto, etc.

Impuestos: Muchas veces se desconoce la parte impositiva obligatoria legal. Una vez la oficina de impuestos se da cuenta, lo mejor es agilizar, conciliar y pagar. Muchos lo han perdido todo o han quebrado por ignorar la ley.

Asesores, consejeros, embaucadores: abundan por doquier. Te ofrecen mundos fascinantes. La mejor forma de protegernos es educándonos financieramente y ser cuidadosos ante la codicia de altos rendimientos (de eso tan bueno no dan tanto, se dice). Casos famosos como las pirámides, esquemas Ponzzi, desfalcos, quiebras financieras, estafas.

Conflictos matrimoniales, separaciones: son muy comunes los divorcios que han costado muchos millones de dólares. A un magnate ruso separarse le costó $2.800 millones de euros, Rupert Murdoch $1.100 millones de euros, Mel Gibson $284 millones de euros, Tiger Woods $ 300 millones de dolares, entre los más famosos; sin duda, mucho dinero. Hay personas en procesos de separación que no saben que después de dos años de convivencia deberán repartir sus bienes con su futura ex-pareja. Cabe preguntarnos: ¿Cómo protegernos?. Existen acuerdos pre-nupciales o capitulaciones matrimoniales que ayudarían mucho.

Demanda, litigios, embargos: es común y da orgullo tener los bienes a nombre de la persona, pero se corre un alto riesgo de ser demandado y perderlos. Si se hacen malos negocios, se es fiador o codeudor (lo cual nunca recomiendo) es jugar con candela. Se adquieren compromisos solidarios y se debe responder por dichas obligaciones con el patrimonio, sin excepción.

Personas cercanas, de confianza, y hasta familiares: otro riesgo alto para nuestro patrimonio, especialmente cuando se les confía a estas personas información neurálgica. Si existe concentración de información sin un estricto control, el riesgo de afectar nuestro patrimonio es altísimo. Blindarse, implica escoger las personas idóneas, con principios morales y éticos, además de evaluar su pasado.

Reflexión: ¿Cómo estoy protegiendo mi patrimonio?, ¿Si me separo hoy, cuanto debo darle a mi cónyuge?, ¿Debo empezar de ceros?. Entre más nos cuestionemos, más respuestas sabias tendremos.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas

Share Button

Comentarios

¿Protejo mi patrimonio? — 2 comentarios

  1. Interesante reflexión primo. Ninguna actvidad económica o no económica esta excenta de riesgos, y es esta condición por lo general la que se convierte en el talón de aquiles en todo proceso o actividad que se quiera emprender.

    La cultura del manejo adecuado del riesgo en nuestro medio es muy incipiente, es una actividad con un campo de acción yo diría muy amplio, que debe ser abordada mediante una efectiva identificación, evaluación, análisis y control de la situación peligrosa para cada actividad.

    Felicitaciones primo.

    • Buen día, es muy cierta Jaime tu apreciación. La cultura del riesgo es necesario conocerla y sobre todo aplicarla. Cada día que vivimos estamos en continuo riesgo. Por eso, proteger nuestros bienes es algo obligatorio, inteligente y útil.
      Gracias.
      Aldo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *