Perseverar

“El hombre superior es el que siempre es fiel a la esperanza; no perseverar es de cobardes”. Eurípides

PerseverarWordReference define Perseverar como: Continuar con constancia lo que se ha empezado. A menudo la palabra está inmersa en la toma de decisiones y en los cuestionamientos que nos hacemos de nuestras decisiones. Especialmente cuando las cosas no marchan como lo esperamos. Cuando aparecen adversidades, las cuales hacen dudar de nuestras capacidades.

El ser humano se mueve entre el placer y el dolor. Aplica a los diferentes campos de la vida como la salud, la familia, las relaciones de pareja, lo laboral, lo intelectual, las finanzas, lo social, etc. Infortunadamente, nuestra mente tiende a recordar más lo negativo, por naturaleza. Cuando las cosas no se ajustan a nuestros planes llega la decepción, la frustración, la tristeza, el dolor, el miedo, la depresión.

Lo curioso es que nada puede reemplazar la perseverancia. Ni se puede comprar como herramienta de ayuda en lo que queremos lograr. No lo puede hacer ni el talento, pues hay millones de personas talentosas sin éxito. Tampoco la genialidad, el mundo parece estar lleno de genios anónimos. La educación por sí sola tampoco, pues se dice que el mundo está lleno de “tontos bien educados”. Por tanto, hay que crearla, desarrollarla. Es un proceso de formación. La persona que triunfa y tiene un sueño claro persiste. Jamás renuncia a sus sueños.

Sabemos que “botar la toalla” es muy sencillo. Nos regresa a la zona de confort rápidamente. Pero es necesario saber que la incomodidad y miedo pueden ser abrazados en vez de huirles. Como lo vivieron Elon Musk fundador de Tesla (autos eléctricos), y Tomas Edison quien intentó miles de veces hasta lograr inventar la bombilla eléctrica, y miles de casos más.

Para perseverar se necesita “pensar en grande”; una gran motivación, coraje, gallardía. Casi que creer en lo imposible. Estar preparados para el rechazo frecuente y burlas de los “numerosos realistas”. Este miedo al rechazo, al fracaso, al ostracismo y al qué dirán, nos detiene. No nos deja avanzar.  Pero son estos los insumos necesarios para el éxito, cuando lo descubrimos. Si se canalizan generarán en nuestro mundo un valor agregado inmenso, con mayor justicia, oportunidades y libertad.

En los avatares de la vida deberíamos focalizarnos en lo que hicimos bien. Aprender de los errores y continuar hacia adelante. No hay tiempo para lamentaciones. Se trata de nuestra vida. Es nuestra responsabilidad. A veces se requiere hacer un alto, descansar, parar; pero no abandonar. Se afirma que “la vida no es injusta. Da a cada uno lo que en justicia merece, ni más ni menos. Y como dijera Virgilio en La Eneida: “La fortuna sonríe a los audaces”. Ningún verdadero triunfador llego a serlo siendo un cobarde. Ese es el secreto.

En un momento difícil pregúntate: ¿Persisto o renuncio? Es tu elección.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas – Diplomado en PNL

Share Button

Comentarios

Perseverar — 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *