¿Original o pirata?

“La marca es en una compañía lo que la reputación para una persona. Y la reputación se gana tratando de hacer bien lo que resulta difícil”. Jeff Bezos – Amazon

Eres original o pirataNo hay duda que a todos nos seduce el poder comprar artículos de marca, originales, auténticos. Además es placentero. Nos da satisfacción, nos sentimos felices, más importantes. Darnos en ocasiones ciertos lujos, más que satisfacer nuestras necesidades, satisfacen nuestros deseos. Trátese de un perfume fino, una prenda de vestir, un auto, un reloj, un libro, una película, unos zapatos, etc., la lista es extensa. Si podemos comprarlo y mostrarlo a los demás nos engrandece, es combustible para el ego. Nos hace ver como personas de éxito, de estatus, admiradas y por lo tanto un ejemplo a seguir.

Pero muchas veces la realidad con las marcas es otra. No es sino ver las situaciones en las calles, en los semáforos y en muchas partes, la venta de artículos “chiviados” o “piratas” de grandes marcas. La gente comprando la película de cartelera, el último libro éxito en ventas, el reloj, el disco compacto con las canciones de moda; a la vista de todos, no siendo más que vulgares imitaciones y a precios irrisorios. Se ha dicho que lo barato sale caro. Todos en nuestras vidas alguna vez hemos comprado baratijas y nos hemos arrepentido.

¿Cuál es el mensaje interno que la persona se transmite cuando compra algo pirata? La mayoría no tiene conciencia, no sabe. Comprarla, usarla y más presumir, significa que la persona es falsa no solo en su exterior sino en su interior. Si la persona no cree que los demás lo detectan está equivocada. En alguna ocasión un mentor exitoso nos invitó a comprar las cosas originales sin excepción de por vida. Hacer de esta acción un hábito y un compromiso inquebrantable.

Como lo explica el libro El Toque de Midas de Robert Kiyosaki y Donald Trump: “Tal vez creas que estás engañando a casi todo el mundo, pero faltas tú. Lo importante es lo que tienes que decir acerca de ti mismo y, en ese momento lo que estás diciendo es: “Soy pobre, no tengo éxito y no puedo darme el lujo de comprar el objeto original”. Por eso compré este pirata. Porque soy falso”. El verdadero problema no está en el objeto sino en el sujeto.

Sabemos qué un artículo pirata no paga regalías ni derechos de autor. Además de moverse en sectores de bajo mundo, ilegal, subterráneo. Si estoy dispuesto a comprar algo que es pirata, que es una marca o una copia robada, ¿qué tan bien habla esa acción de mí? Si aspiramos a llegar a ser personas exitosas, empleados o empresarios excelentes, es necesario respetar el valor de las marcas. Respetar nuestra marca personal. De lo contrario, pasaremos por el mundo siendo “gente promedio”; como un producto más, sin ninguna diferencia.

A propósito: ¿Cuánto valía el Rólex que usaba Raúl Reyes? Se afirma que un coleccionista pagó $150.000. Un original puede costar más de $15 millones. Cabe preguntarnos: ¿Nos convertimos en lo que compramos? ¿Somos auténticos o somos piratas consumados? ¿A quién queremos engañar o impresionar?

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *