Nada que perder, mucho por ganar

“Recordar que vas a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. No hay razón para no seguir tu corazón”. Steve Jobs

perderparalogoganarLos seres humanos a diario experimentamos múltiples decisiones y riesgos que debemos afrontar. El estar vivo se convierte en un sinnúmero de actos conscientes o inconscientes que debemos sortear para vivir o sobrevivir.

Un pensador decía que el solo hecho de vivir es un gran riesgo. A veces ese riesgo o incertidumbre nos anima, nos motiva, o por el contrario, nos detiene, nos paraliza. Nada más inquietante o incómodo que la incertidumbre, lo desconocido puede producir diferentes reacciones físicas y emocionales en nosotros. Tratar de imaginar nuestro futuro es toda una odisea. No hay nada seguro. Solo la muerte y los impuestos como dijera Ben Franklin.

Sin excepciones, todo hemos pasado por situaciones difíciles y frustrantes, de “fracaso”, las llamadas “perdidas”. Trátese de dinero, negocios, inversiones, bienes, empleos, concursos, contratos, amigos, seres queridos, estatus, oportunidades académicas o laborales, salud, enfermedades, viajes, etc., y algunas veces, nuestra paz interior. Dichas experiencias producen dolor, desánimo, frustración, maltrato interior, juzgamiento, impotencia, castigo mental. Tenemos un juez interior, duro e implacable. Nuestros monólogos: ¿Que va a ser de mi vida?, ¿Qué pensarán mis amigos? Muchos no encuentran salida. Llegan a extremos como terminar con su vida. Esta es la parte cruda, dura, difícil,  descarnada.

Quienes lo hemos vivido, hemos aprendido, podemos dar testimonio. Las experiencias duras son oportunidades para aprender, crecer, reflexionar. Entender que el fracaso no existe, son enseñanzas. Todo comienza al cambiar nuestro lenguaje. Entrenar nuestra mente para que en esos eventos de peligro en que puede estar en riesgo nuestra vida (atracos) entreguemos las cosas, sin oponernos o resistirnos, no tratar de ser héroes; simple, llevamos las de perder. Un carro, celular, dinero, se recuperan; la salud o la vida, a veces no.

Sin ninguna duda, actuar mesuradamente requiere inteligencia y autocontrol, desapego. Hay muchos maleantes e inseguridad. Ellos son expertos en eso. Al tratar de defendernos ante estas personas armadas, es una desventaja. Así que si llegase a ocurrirnos una situación, no olvidar en “entregar”, nada más. Se dice que cuando algo se pierde es porque algo mejor viene. El efecto vacío, pronto será llenado.

Creer que hemos perdido puede ser una trampa. Nos ata al pasado, no nos deja progresar. Quedamos viendo hacia atrás, como la estatua de la mujer de Lot. Perdemos los más preciado, el presente y aún más, la esperanza de un futuro mejor. Para ello, necesitamos “creer”. No solo en nosotros, sino en el “Universo”, en el “Ser Superior”; como cada uno lo llame. Creer que no estamos solos, que nuestros sueños e ideales podemos realizarlos. Siempre habrá fuerzas humanas e invisibles cuando las necesitemos. Podemos usar dos armas poderosas y efectivas: la oración y la meditación.

Steve Jobs lo dijo claramente: “No hay razón para no seguir nuestro corazón”.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas – Diplomado en PNL

.

.

* En honor a un compañero que perdió la vida de forma absurda. Gracias Diego Lozano.

Share Button

Comentarios

Nada que perder, mucho por ganar — 6 comentarios

  1. Apreciado Dr. Aldo. Magnifico mensaje de anslisis que realizas. Comparto tu reflexion y los lineamientos que revisas de steb jobs. Es evidente que como seres humanos somos aves de paso que no nos llevamos nada de lo material, mas bien en lo espiritual y en mejorar cada dia entre nosotros y el bienestar de una mejor sociedas

    Excelente texto para difundir.

    Un abrazo.

    Luis Alfonso Bahamon Ardila.

  2. La resilencia un concepto que aplica, en estos casos, tener la capacidad de levantarnos cuando tenemos una crisis para seguir adelante, con base en nuestra fuerza interna y acompañados sin duda con la meditación y la oración.

    • Gracias Jorge por tus palabras.
      Las adversidades simplemente cuando se superan son las mejores maestras.
      Y nada mas efectivo y beneficioso que meditar y orar para encontrar las paz tan esquiva en estos tiempos de cambios.
      Felicidades.

  3. Apreciado Aldo:

    Excelente mensaje, ayer justamente el mensaje ofrecido en una parte de una misa católica, trataba sobre lo mismo… No apegarnos a lo material, en la práctica somo administradores y debemos tener presente que debemos ser buenos administradores y sobre todo no olvidar que lo mas importante es el servicio que podamos hacer a otros y el amor que ofrezcamos a todos con quienes interactuamos.

    • Gracias apreciado Rodolfo.
      La esencia de la vida y la felicidad están en servir a nuestros semejantes.
      Nada más gratificante que dar y ver la alegría en quien recibe.
      Pueden ser cosas muy simples, pero que siembran en nosotros la gratitud y la bendición de poder ayudar.
      Felicidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *