¿Metas?: Afile la sierra

Somos lo que hacemos día a día. De  modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito”. Albert Einstein

Afilar la sierra¿Qué es lo que nos mueve cada día al despertarnos, levantarnos y continuar con nuestras vidas? Muchas cosas. Nuestros sueños, la familia, el deseo de superarnos, ser más productivos, los retos laborales, académicos, profesionales, un mejor empleo, crear nuestro propio negocio, el dinero, el reconocimiento, la fama, etc. El ser humano tiene muchas necesidades, las cuales deben ser satisfechas, dándole sentido el por qué continuamos esforzándonos en la búsqueda del bienestar, la comodidad, la tranquilidad y sobre todo, una mejor calidad de vida.

Lograr la Efectividad en nuestra vida requiere de un proceso de crecimiento interior. “Afilar la Sierra”, séptimo habito del libro Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva, escrito por el mundialmente conocido autor Stephen Covey, lo describe como un proceso de renovación o de mejora continua. Es un desarrollo equilibrado de la parte física (cuerpo), mental (conocimientos), emocional (sentimientos) y espiritual (valores). Se trata de la inversión más poderosa que existe. La inversión en nosotros mismos.

¿Qué pasa entonces cuando nos proponemos metas y no las obtenemos? Nos desanimamos, nos culpamos o culpamos a otros. Incluso a fuerzas oscuras. Tenemos dos opciones: insistir o abandonar. Sin duda, abandonar es la decisión más fácil, la que la mayoría toma, produce menos dolor e incomodidad. La debilidad está en que no nos enseña a ser más fuertes ni a crecer. Superar estos momentos requiere que estemos preparados, mejorando nuestros conocimientos, habilidades y estados interiores. Es necesario persistir, intentarlo muchas veces. Así mismo, saber manejar nuestra actitud hacia los resultados adversos (mal llamados fracasos).

Para lograr nuestras metas los expertos recomiendan cuatro pasos sencillos pero necesarios:

  1. Definir claramente lo que se quiere: El qué, el objetivo, la meta. Un viaje, comprar una casa, un carro, obtener un empleo, un ascenso, una carrera profesional, etc.
  2. Escribir lo que se quiere: se dice que si no está plasmado no existe, es solo un archivo en el cerebro. Revisarlo y hacerle seguimiento periódicamente.
  3. Visualizarlo: Utilizar la imaginación, anticiparnos y ver cómo nos sentimos ya lográndolo. Dos herramientas útiles son la meditación y la oración. Se dice que la Fe mueve montañas.
  4. No decírselo a nadie: Hay cosas que no se nos dan por que muchas veces las divulgamos antes de ser un hecho, antes de materializarse. Debemos ser más prudentes. A veces nos saboteamos a nosotros mismos. La naturaleza es sabia, debemos hablar menos (tenemos una sola boca) y escuchar más (tenemos dos orejas).

Crecemos cuando entendemos que somos nosotros mismos los responsables de nuestro destino. Los factores externos influyen, pero somos quienes tomamos nuestras propias decisiones. Como somos por dentro somos por fuera.

Cabe preguntarnos: ¿Estamos dando lo mejor? ¿Estamos motivados para ser excelentes? ¿Estamos afilando nuestra sierra? O como dice el autor (Covey), estamos demasiado ocupados aserrando, y peor aún, creemos siempre que no tenemos tiempo.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas

Share Button

Comentarios

¿Metas?: Afile la sierra — 2 comentarios

  1. Felicitaciones, debo decir que estoy totalmente de acuerdo y que debemos afilar la sierra constantemente y en diferentes formas para de esta manera estar mas preparados por dentro y por fuera, seguiré revisando esta clase de aporte, gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *