$Más Dinero$

¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia. Epicuro

Quiero mas dinero Cierto día le pregunté a un amigo si era posible determinar cuánto vale una persona desde el punto de vista económico. Así como se valora un activo, una empresa, un bien, me surgió esa inquietud. Una empresa, un negocio, un auto, un apartamento, su valor, no su precio está determinado por lo que producen, sus ingresos, sus ventas, o su uso. Hay diversos métodos en la teoría financiera utilizados para estimar ese valor. En el ser humano es más complejo. Algunos expertos afirman que la cantidad de dinero que gana una persona, es un reflejo de lo que ella cree que vale.

Todos sin excepción deseamos obtener más ingresos, tener una mejor calidad de vida, tranquilidad. Para ello, nos preparamos en la vida. Estudiamos, nos esforzamos, hacemos negocios, inversiones, sacrificamos muchas cosas. Pero, hay algo muy importante que debemos tener claro. Como vemos el dinero. Cuál es nuestra programación acerca de él. Qué aprendimos en nuestra infancia, niñez, adolescencia, y edad adulta. Nuestras creencias, es vital identificarlas; como las dos caras de la moneda.

Una forma es ver el dinero como algo no esencial, secundario, a veces con miedo. Las creencias como: “El dinero es el origen de todos los males”. Es más religiosa que espiritual. El verdadero problema es el exceso de amor al dinero. La codicia, la avaricia, la ambición desbordada. Ponerlo siempre de primero, como un “dios”. El dinero per se es solo un objeto. No corrompe. Se corrompe el sujeto, el ser humano por el mal uso que le da. Quien da mal uso tiene serias dificultades. La codicia produjo el crash de la Bolsa de Nueva York en 1929; esquemas piramidales como Madoff y DMG; la quiebra de Interbolsa, y recientemente, las empresas de Libranzas en Colombia.

Otra forma de ver el dinero es como un bien necesario, sano, útil. Como una bendición si se tiene. Tan necesario como el agua, el alimento, el aire. Como un medio de progreso para compartirlo de forma correcta. Sin dinero, una persona no podrá educarse bien, acceder a salud de calidad, o cubrir sus necesidades básicas. Incluso, y es duro, puede morir de hambre. Un propósito noble es ganar “libertad”, poder tomar decisiones autónomas, propias. Elegir. Pero ante todo, poder ayudar a otros; estar más del lado del “dar”, que el de “recibir”. Una noble misión, muy placentera.

Don Arturo Calle es un ejemplo real. Empresario reconocido y respetado por su don de gente y generosidad, en una charla en Uniandinos nos invitaba a ser “juiciosos, a darle buen uso al dinero. A ser generosos, a no “querer volvernos ricos rápidamente”. A trabajar con dedicación y paciencia, haciendo las cosas bien. Nos inspiraba en la honradez, el respeto y generosidad con los demás. A tener principios y valores éticos y morales. Don Arturo se da el lujo de decir que lo quieren 45 millones de colombianos.

Desear más dinero involucra dos preguntas imprescindibles: ¿Para qué?, ¿Si recibo más, estoy dispuesto a dar “más”?

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas – Diplomado en PNL

Share Button

Comentarios

$Más Dinero$ — 4 comentarios

  1. Apreciado Dt. Aldo. Que interesante reflexion. Le coloco con todo respeto considerar nuestro activo esta en los valorez morales, espirituales y nuestro aporte a la dociedad. Somos constructores en esta sociedad, asi nuestros activos monetsrios no sean los mas rentables. Somos honnestos y queremos dejar una semilla para las generaciones venideras. Excelente mensaje. Comparto su reflexion. Saludoz.

  2. Estimado Aldo, curiosamente, he escuchado la misma postura tanto de ricos como de pobres: los primeros porque lo tienen y los segundos porque son aquellos pocos que no lo necesitan. Viven con lo que tienen, son ellos los indígenas, los indigentes, los ascetas, las monjas de clausura y uno que otro empleado público conformista, porque siente que ya no puede màs, que lo intentó todo y no logró salir del atolladero. Sus sueños se quedaron en eso, solo sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *