Hacer más con menos

“Dame una palanca lo bastante larga y un punto de apoyo y moveré la tierra entera”. Arquímedes

Hacer mas con menosRaras veces en la vida nos han motivado, enseñado o inspirado a hacer las cosas con menos esfuerzo del necesario. Por el contrario, se nos ha instado a darlo todo, hasta la última fuerza en pos de ese objetivo o meta, a veces cansarnos hasta la saciedad. Pareciese ser el esfuerzo un indicador de compromiso, de disciplina y de agotamiento.

No nos dijeron que es posible lograr las cosas a través de mecanismos eficientes de planeación, teniendo claro lo que desea y actuando con inteligencia; es decir con un método, táctica o estrategia. Tenemos experiencias de haber estudiado tanto y sacar una mala nota, de participar en un concurso o entrevista laboral y no tener éxito, de vender un producto y no obtener resultados satisfactorios. De hacer muchísimos cursos, capacitaciones, seminarios y no usarlos.

Ocurre a veces por el deseo de hacer tantas cosas, sin un objetivo claro. Sin un foco. Nos encanta estar ocupados en múltiples facetas. Muchas veces, son artificios para “escapar de nosotros mismos”. Si se tiene un horizonte claro, es necesario “priorizar”. Concentrarnos, descubrir nuestras fortalezas, pulirlas, trabajarlas. Son nuestra verdadera ruta. Las debilidades, debemos identificarlas, ser conscientes de ellas, pero no querer volvernos eruditos o expertos. Toma demasiado tiempo y los resultados pueden no ser halagüeños. Además el tiempo es escaso, no es renovable. Al ocuparnos de las debilidades, descuidamos las fortalezas, los talentos; lo verdaderamente “importante”.

Se cree que entre más se hace, se puede lograr más. No siempre es así. Pareto, economista italiano lo demuestra con su ley, haciéndonos reflexionar y obligándonos a parar. Su regla 80/20 es famosa. Se aplica en la economía, las finanzas, distribución del ingreso, comercio, control de calidad, informática, etc. Manifiesta como lograr obtener lo que deseamos con inteligencia. Con menor esfuerzo.

Términos como eficiencia, eficacia y efectividad, deben ser muy claros. Estos conllevan a la mejora de nuestra competividad y productividad. Nos incumbe a todos. Empleados, empresarios, gobiernos, inversionistas, estudiantes, maestros. El objetivo: “como produzco más con menos”. Cómo género valor agregado, valor adicional. Qué puedo ofrecer adicional para que me contraten. Cómo no quedarme rezagado. Cómo me diferencio de mis competidores. Cómo vendo y me vendo mejor.

Algunos supuestos muy conocidos y que pueden ser “aplicados” a nuestra realidad son:

  • El 20% de nuestro esfuerzo produce el 80% de nuestros resultados
  • El 20% de los clientes producen el 80% de los ingresos
  • El 20% de los inversores obtienen el 80% de las ganancias
  • El 20% de la población más pudiente posee el 80% de la riqueza
  • El 20% de los productos generan el 80% de las ventas.
  • El 20% de nuestros contactos nos ayudarán en el 80% de nuestro éxito

Se cree que existe una relación directa entre nuestros esfuerzos y los resultados. Cabe entonces preguntarnos: ¿El esfuerzo que hago me está dando los resultados esperados? o, ¿Debo detenerme y priorizar?

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas – Diplomado en PNL

Share Button

Comentarios

Hacer más con menos — 4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *