Generosos o Codiciosos

“Bienaventurados los que dan sin recordar, y los que reciben sin olvidar”. Teresa de Calcuta

generosidad-o-avariciaEl ser humano en el tránsito por la vida debe superar muchos obstáculos para poder alcanzar sus sueños. Se parece a una selva oscura, donde debe vencer a sus enemigos, la oposición interna y el desconcierto. En este trayecto, muchos en su estructura mental con lo mucho o poco que obtienen deciden convertirse en generosos o codiciosos. Dos personalidades opuestas con conductas definidas.

La persona codiciosa desea en lo más profundo poseer bienes materiales y tener poder para dominar a los demás, que le sirvan. Puede darse el caso que este codicioso igualmente sea avaro, quien le gusta atesorar o acumular, sin la necesidad de gastarlo, mucho menos compartirlo. Estas dos figuras constituyen un “pecado capital”. Es un enemigo para la propia persona y para la sociedad. Dado que no existe un fin social sino egoísta, estas personas pueden terminar siendo odiadas y repudiadas, convirtiéndose en blancos de envidias e intrigas. Generalmente predominan sus pensamientos de miedo a que lo roben, asalten o secuestren, así como a perder sus bienes, a la pobreza e incluso, la indigencia. Muchos viven con hábitos de pobreza y llegan a morir como millonarios. La paradoja: no disfrutan, si lo hacen sus herederos.

La persona generosa ve la vida desde otra óptica. Es alguien noble, desinteresado, a veces desprendido. Vive en función de su misión: dejar un mundo mejor; servir, compartir, y ayudar, son hábitos repetitivos. Vive con ideas de abundancia, prosperidad, éxito, felicidad; cree firmemente que hay suficiente para todos. Su trabajo no es trabajo, lo disfruta. Es un placer. Entre más gana, más da, mas comparte. Sabe que el éxito se verá materializado en la medida que más dé. En su psiquis sabe que debe devolver al mundo lo que este le ha dado de sobra.  Al estar del lado del dar y no del recibir se siente premiado y bendecido. Así de simple.

Pensar en ser adinerado, rico o millonario no debería ser un tabú o algo prohibido. Debe tenerse un objetivo claro, un para qué. Se requiere de un plan serio, organizado. No de fantasías o sueños. Pensar en hacerse rico mediante la lotería, el baloto, el juego, los casinos, o las apuestas es una quimera. Analizando las estadísticas, la probabilidad es remota. Por eso, quienes han logrado conquistas financieras lo han hecho con ideas, esfuerzo, perseverancia. Actuando en el mundo real.

Debemos preguntarnos: ¿Somos generosos o codiciosos? Es un buen comienzo, nos enfrenta a nosotros mismos, nos cuestiona acerca de nuestra misión para ver si la estamos cumpliendo. Si queremos pedimos y recibimos más. Debemos retribuir, compartir. Si por el contario, recibimos pero no damos o nos quejamos, debemos recapacitar. No basta con orar y pedir desesperadamente más dinero, un ascenso, un mejor trabajo, una casa, un auto, etc. Se requieren acciones concretas y compromiso; “debemos sembrar para recoger”.

Has recibido mucho, y si nunca has dado: ¿Esta dispuesto a hacerlo? ¿Cuándo?

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas – Diplomado en PNL

Share Button

Comentarios

Generosos o Codiciosos — 10 comentarios

  1. Magkifico mensaje de teglexion. Jis gysta vompartir oo que Diis nos presta. No kis llevamis nada y kos vamos comon llegamos al mundo.
    La generodidad es de la persona e nobles ideales. Todo es de Dios.

    • Gracias Dr Luis Alfonso:
      La generosidad comienza cada día con el despertar y la oportunidad que nos da Dios de vivir un día mas.
      Así como el es generoso y misericordioso, en la medida de nuestras posibilidades debemos hacer lo mismo.
      Pues algún día deberemos rendir cuentas..
      Gracias

  2. Apreciado y recordado Aldo: Recibe mi más emotiva felicitación por esta hermosura de publicación, toca muchos ámbitos a nivel humano, no sólo el uno de tu experticia: el financiero. Bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *