Finanzas de pareja

“Cuando un hombre encuentra a su pareja, comienza la sociedad”. Ralph Waldo Emerson.

Finanzas de parejaUn tema que toma cada vez más relevancia en nuestra sociedad es el referente al de las finanzas familiares y especialmente a la “pareja”. Continuamente surgen preguntas acerca de cómo es el proceso para llevar a cabo con eficacia la administración del dinero, especialmente cuando los dos miembros trabajan o solo uno, cuanto deben ahorrar, como deben distribuir los gastos, el cuidado de los hijos, asegurar la educación, los riesgos de un divorcio, etc.

El primer paso es “planear”. No se puede evitar. Consiste en dialogar y compartir las metas individuales, para cada uno, así como las metas comunes. Cuantos hijos tener, donde vivir, en que barrio, ciudad, que carro comprar, como distribuir los gastos, etc. El objetivo es tomar el control del futuro financiero de la “sociedad”.

Es conocer a fondo los patrones de pensamiento. Que piensa cada uno del dinero, si lo ve como un fin o como un medio, si le gusta gastarlo inteligentemente o por el contrario lo despilfarra. En fin es descubrir muchas cosas del “ser amado” que muchas veces se pasa por alto, por prisa, por correr. Una vez identificados estos aspectos se convierte en un “ganar – ganar”.

Paso siguiente es crear un presupuesto de ingresos y gasto. Acá cada miembro tomará una cantidad específica de sus ingresos y la depositará en un “fondo individual”, con montos igual para cada uno. El saldo se colocará posteriormente en “cuentas conjuntas”.

Ejemplo: John tiene ingresos de $4 millones y Diana de $3 millones mensual para un total de $7 millones. El monto individual se puede fijar en $1 millón cada uno. La cuenta conjunta sería de $5 millones. Para cada cuenta (individual y conjunta) los montos serán distribuidos en: necesidades básicas, donaciones, educación, ahorro a largo plazo, diversión, inversión, etc. Como es una sociedad y lo que prima son los objetivos de la pareja, no es relevante pensar en la diferencia de ingresos.

Hay otras herramientas que son útiles mencionar y que están incluidos en las cuentas anteriores. Los seguros de vida para los hijos y el cónyuge, los seguros de los inmuebles, la disminución del monto y del tiempo si hay hipotecas, pues no siempre es mejor pagar la deuda total. Se debe analizar con ese dinero que otra operación rentable se podría hacer. Pagar da tranquilidad, pero no genera mucha inteligencia financiera.

No obstante, para analizar una hipoteca de $100 millones al 1% mensual a 15 años (180 meses), pagará una cuota de $1.2 millones al mes, terminará pagando al banco $216 millones (capital más intereses). No es malo endeudarse, lo malo es transferir demasiado dinero nuestro a otros.

Proteger el patrimonio familiar es imperativo. Uno de los errores más frecuentes es el de olvidar firmar acuerdos prenupciales cuando se tienen sustanciales recursos. No es agradable, pero las parejas inteligentes lo hacen. Se dice que Mel Gibson actor reconocido pagó $900 millones de dólares por su separación. Sin duda, un gasto muy oneroso. Es bueno tomar medidas sensatas y evitar así dolores emocionales y económicos. Existe la posibilidad de “estar durmiendo con el enemigo

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *