Excelencia

“Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto sino un hábito”. Aristóteles

ExcelenciaEn 1982, Tom Peters considerado uno de los pensadores más influyentes en el mundo de la administración moderna escribe su libro “En busca de la Excelencia”, constituyéndose en un verdadero éxito. Nuestra pregunta: ¿Qué es la excelencia? ¿Cuál es su significado?

Excelencia: viene de exceso, es decir, ir más allá de cualquier expectativa, es superar lo habitual, lo rutinario convencional. Es recorrer la milla adicional. Hacer las cosas lo mejor posible. Se constituye en un sello de garantía, de calidad.

Ir tras la excelencia debe motivarnos día a día. Debe convertirse en nuestra ideal en todos los aspectos de la vida. En nuestro trabajo, familia, relaciones personales, relaciones sociales, integridad personal, formación profesional, incluso nuestra dimensión espiritual y religiosa. Es darlo todo, hacer lo mejor posible, esto sin confundirlo con el perfeccionismo. Simplemente, dar lo mejor, nuestro mejor esfuerzo, lo máximo que podamos.

Y la excelencia genera muy buenos réditos. Nos hace más disciplinados, mejora nuestras destrezas, habilidades y carácter. Aumenta nuestra autoestima y motivación. Nada más necesario para triunfar que encontrarnos motivados con lo que hacemos. Es el combustible que nos impulsa hacia el logro de metas superiores, hacia el esfuerzo, la dedicación, la disciplina. Nos ayuda a encontrar la pasión en nuestro trabajo, y nos señala el camino hacia nobles ideales.

Conviviendo con la excelencia los días se hacen más agradables. Vale la pena levantarse de la cama con una meta, una ilusión, un propósito, un para qué. Mejora nuestro estado de ánimo, nuestras relaciones sociales, nuestras oportunidades laborales, nuestra salud física y mental. Es sin duda un valor agregado muy positivo. Peters recomienda “Buscar la excelencia y hacer caso omiso al éxito”, pues el éxito llegará como un resultado.

Cuando las cosas se ponen difíciles frecuentemente renunciamos a la excelencia. Optamos por tomar caminos cortos, atajos, o decisiones facilistas para escapar de la presión y de los estados de ánimo negativos o de insatisfacción. Triunfadores reconocidos han dicho que: “las dificultades y los tiempos difíciles son el campo entrenamiento de los campeones”. Debemos aprender de ellos, analizarlos, y tomarlos como lecciones valiosas.

Lo interesante es que la Excelencia puede ser lograda en cualquier campo o disciplina. Desde las profesiones u ocupaciones más sobresalientes hasta las más sencillas. Y no se trata de lograr resultados grandiosos notorios, fama o impacto. Simplemente, dar lo mejor en lo que hacemos cada día, esperando siempre ser mejores de lo que fuimos ayer, y ser mejores mañana de lo que somos hoy. La excelencia se convierte en una filosofía, una constante, una práctica permanente, un mejoramiento continuo, en algo habitual, un sello, una impronta, una forma de ser, una diferencia. Se convierte en el lema de hacer las cosas no bien, sino muy bien.

Deberíamos preguntarnos a menudo: ¿Somos excelentes en lo que hacemos? ¿Utilizamos nuestra máxima capacidad? ¿Estamos dando lo mejor?

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas – Diplomado en PNL

Share Button

Comentarios

Excelencia — 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *