Estrés financiero

El estrés es causado por “estar aquí” pero querer estar “allí”. Eckhart Tolle.

estres-financieroLa Real Academia de la Lengua define el Estrés: Tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves.

A diario los seres humanos nos enfrentamos con múltiples decisiones en los temas relacionados con el manejo de escasez de dinero. Hacemos gimnasia financiera (maromas) para hacerlo alanzar o utilizarlo de forma eficiente y productiva. No es una tarea fácil, más en una sociedad dominada por el consumismo y la publicidad rampante que nos inducen a gastar más y más. Hoy no se le vende al individuo sino a su mente, a sus emociones. Es entrar a la mente del consumidor.

Veamos algunas de las causas más comunes del estrés financiero. Hay diversidad desde los despidos laborales, existencia de un solo ingreso, deudas y sobre-endeudamiento, insolvencia o iliquidez, enfermedades e incapacidades, malos negocios o inversiones, ser codeudor, múltiples créditos financieros, tarjetas de crédito, embargos judiciales, remates, reporte a centrales de riesgo, divorcios, bullying financiero (te llaman hasta en la madrugada), gastar más de lo que ingresa, comprar cosas innecesarias para ostentar, la jubilación, educación de los hijos, etc.

Según investigaciones, el dinero encabeza los desencadenantes del estrés. Muchos de los efectos de este indicador se cristalizan en graves problemas de salud física, mental y emocional. No hay que ir muy lejos para darnos cuenta de forma personal lo que sentimos cuando nos han reportado, cuando estamos desempleados, o cuando estamos “llenos de culebras”. Es un viacrucis que solo lo puede explicar quién lo ha vivido. Simplemente es insoportable cada día. No poder conciliar el sueño, rumiar con pensamientos de desesperación y baja autoestima. Creer que no hay solución o escondernos, no enfrentar dichas situaciones. Incluso mucha gente toma medidas extremas como el suicidio.

Pero seamos sinceros y optimistas. Todo problema bien identificado y formulado ya está resuelto en gran medida. Existen leyes en temas de insolvencia para empresas y personas naturales. Hay muchas alternativas como: realizar procesos de negociación con los acreedores, exponer la situación y el compromiso de pagar, generar un bloqueo financiero, es decir no poder a acceder a más deuda, vender activos, etc. Indispensable llevar a cabo un diagnóstico financiero serio, real, así como  asesorarse de expertos en el tema. En otras palabras, se requiere rehacer y continuar la vida.

Un diagnóstico consiste en saber que tenemos y que debemos. ¿Si vendo todo, alcanza para cubrir las deudas? Saber cuánto ganamos y cuanto gastamos. Se requieren cambios de hábitos de consumo. Ajustarnos a un presupuesto, es decir, gastar con prudencia, inteligencia y mesura. Nadie lo hará por nosotros; es nuestra responsabilidad. Se debe adquirir educación e inteligencia financiera, nuevos conocimientos, al igual que cierto vocabulario contable indispensable (balance, ingresos y gastos, ingresos pasivos, etc).

En 1998 fui reportado a la Central de Riesgo por mora en una tarjeta de crédito. Aprendí de la experiencia y corregí ciertos hábitos. Hoy las uso prudentemente y son mis aliadas.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas – Diplomado en PNL

Share Button

Comentarios

Estrés financiero — 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *