¿Dolor o sufrimiento?

“Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento”. Víctor Frankl, Psiquiatra y psicoterapeuta austriaco.

Dolor o sufrimientoAunque estas dos palabras parecieran ser sinónimos en el fondo tienen significados diferentes. Muchas veces las oímos y las interpretamos de igual forma, especialmente cuando nuestros compañeros o seres queridos nos preguntan si tenemos algún dolor, o cual es la causa de nuestros sufrimientos, asociados a eventos de tipo físico, mental, emocional y espiritual. Incluso hay eslóganes  vendedores de organizaciones que profesan a sus seguidores: “Pare de sufrir”. Lo que no se sabe es que quienes profesan estas filosofías aparecen entre los más ricos del mundo según la revista Forbes.

Veamos algunos aspectos relevantes entre dolor y sufrimiento.

La RAE define dolor como: “Sensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo por causa interior o exterior”. Se afirma que el dolor es algo obligatorio, ineludible, inevitable, a veces insoportable. Es el hecho, el acto, el suceso, la causa. Trátese de diferentes situaciones como el dolor físico, una herida, un accidente, una enfermedad, la pérdida del empleo, dinero, muerte de seres queridos, etc. Generalmente son situaciones muy desagradables.

Por su parte, el sufrimiento es definido por la RAE como: “Paciencia, conformidad, tolerancia con que se sufre algo”. Se convierte en dependencia, en un derivado. Generalmente es la “reacción” frente a la causa, el dolor. Es más mental y emocional que físico. Se dice que el sufrimiento es opcional, es una elección. Es como manejamos las adversidades del pasado.

Muchas veces llegamos a creer firmemente que el sufrimiento es “normal” cuando nuestra mente y nuestras emociones nos mantienen en esto estados por largo tiempo. Manifestamos que es lo que le sucede a todo mundo, a todo mortal. Cuando seamos conscientes del beneficio o no de alimentar dichos sentimientos y estados, llegaremos a comprobarlo y entenderlo.

La mayoría de los sucesos en el entorno están fuera de nuestro control. Por lo tanto no debemos perder nuestra paz interior. Las crisis humanitarias, guerras, desplazamientos, deportaciones, problemas fronterizos, la corrupción rampante, el clima, la movilidad, la ingobernabilidad, la inseguridad, los climas laborales, el humor de los jefes; en general, todas aquellas situaciones que no nos dejan estar tranquilos.

Tenemos a la mano herramientas útiles para curar nuestros dolores y sufrimientos si lo hacemos con plena conciencia, con absoluta libertad. Se dice que muchas enfermedades tienen origen psicosomático, en la mente (ulceras, cáncer, dolores musculares, resfriados, etc.). Otra causa es la falta de descanso, de tiempo libre, de ocio para “afilar la sierra”, como lo sugiere el séptimo hábito de Stephen Covey.

Es necesario hacer “dieta informativa”. Bajarle la frecuencia a las noticias, especialmente de televisión. Hay personas que se levantan, almuerzan, cenan y se van a la cama viendo noticias. Y sabemos el tipo noticias que absorben. Preguntan luego por qué andan demasiado “preocupadas”. Estar informado es importante, pero hay que ser selectivo.

Nos preguntamos qué tipo de información necesitamos: ¿Una que nos mantenga  animados y motivados o una que nos genere preocupación o sufrimiento? Como siempre la respuesta final es: “Tú eliges.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas

Share Button

Comentarios

¿Dolor o sufrimiento? — 6 comentarios

  1. El dolor es una causa de algo que no está bién, por lo cual debemos actuar por erradicar la causa. No evitarlo a través de cerrar nuestros ojos, como dice el viejo dicho, ojos quen no ven corazon queno siente…dormir el dolor con pastillas o sencillamente soportarlo, equivalente a tener una reacción pasiva. En cambio de apagar ese receptor de emociones,
    sería necesario reaccionar, actuando con mayores fuerzas en lo que este a nuestro alcance para lograr cambiar esa causa que nos afecta, erradircarlo de raiz, sea un mal amor, sea las injusticias de la vida,etc. Como dijo Albert Einstein: “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”.

    • Gracias Juliana:
      El primer paso es tomar conciencia, idenficar el problema. Las drogas (medicamentos) que adormecen pero que muchas veces no curan.
      Debemos ir al origen, la causa. Prevenir y no curar. Debemos ser proactivos y buscar las soluciones mas efectivas. Comienza tembien por conocernos.
      Gracias
      Aldo

  2. Excelente “información”. Considero que faltó complementarla con un consejo o método a seguir para dejar de sufrir.
    En todo caso, hay que tener muy claro que la vida es como te la tomes, dejar de sufrir y ser feliz es una opción.“Tú eliges”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *