Culto al héroe

“Si me dices quiénes son tus héroes te diré como te va a ir en la vida”. Warren Buffet

Culto al heroeDesde nuestra infancia sin excepción hemos tenido héroes o heroínas que nos han inspirado a lo largo de la vida a conquistar los más nobles sueños. Queríamos o queremos ser como ellos, copiar sus modelos y llegar lejos. Pero la verdad es que en la realidad, son solo imaginarios. Nos sirven simplemente como prototipo, como ejemplo. Lograr lo que queremos es responsabilidad y trabajo nuestro, de cada individuo. No obstante, un consejo, una charla, una nota, un correo, una conferencia con un personaje es estos, pueden ayudar a cambiar nuestra vida para siempre.

Pero, muchas veces pecamos por inocentes que escuchando o consultando al héroe o mentor ya están resueltos nuestros problemas. Nada más alejado de la realidad. Encontramos en esta carrera todo tipo de héroes. Desde lo que hablan y persuaden con gran habilidad, pero que en el fondo no te llenan. Muchas veces ostentando y presumiendo de logros profesionales y financieros; haciéndote sentir bastante mal, porque ellos están en la cúspide y el resto de mortales en la base. Hacen creer que el éxito es solo para los de la cima. Que no hay otro negocio más lucrativo que el de ellos. No dejan otras opciones para “elegir”, y si no estás con ellos eres “perdedor”. Cuando percibas estas actitudes debes reflexionar con claridad. Evitar ser el próximo “domesticado” puede ser la mejor elección.

El héroe es una palanca, un apoyo, un medio. Los hay de excelente calidades en cualquier área. Por tal motivo es preciso elegirlos bien, si se tiene acceso a ellos. Deben ser auténticos, fiables, confiables, ejemplares, con principios y valores, éticas, excelentes como profesionales y como personas. Esto sin duda influirá poderosamente nuestras vidas. Se requiere buscar los mejores. No es fácil, es arduo pero es posible si se está dispuesto a romper paradigmas. Tampoco necesitas conocerlos personalmente. Howard Gardner neurocientífico de Harvard, autor de las siete inteligencias múltiples dice: “No hay profesionales excelentes que sean personas malas”. http://www.lavanguardia.com/lacontra/20160411/401021583313/una-mala-persona-no-llega-nunca-a-ser-buen-profesional.html

¿Pero qué pasa con tantos héroes que a diario nos decepcionan por sus actos y comportamientos? Trátese del deporte, la política, los negocios, las inversiones, la economía, las artes, la religión, el liderazgo, etc. ¿Cuál debe ser la asimilación correcta, la actitud? A veces lo más fácil es censurar y criticar, sin ser conscientes que dicho comportamiento nos hace más daño que bien, pues nos enfoca en lo negativo y tiende a perpetuarse; apareciendo la frustración. Esos héroes eran simplemente de papel, seres humanos, mortales. Transgredieron las expectativas. Será parte del aprendizaje saber manejar estas situaciones sin estar abrumados. Lo sabio es discernir, seguir adelante y tener nuestra conciencia tranquila. Al final, esto nos hará más inteligentes y posiblemente más tolerantes.

En este mundo cambiante: ¿Quiénes son tus héroes? ¿Cómo quién te gustaría ser?

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas – Diplomado en PNL

Share Button

Comentarios

Culto al héroe — 12 comentarios

  1. Gracias amigo por recordarnos que necesitamos a alguien que lleve la antorcha adelante y nos ilumine el camino. A veces se nos olvida y pensamos que podremos solos e incluso contra la corriente, pero no es así…

  2. Buena reflexión Aldo.
    Estamos rodeados de muchos “héroes” o “pseudoheroes” que lo único que pretenden es su propio beneficio, después de logrado su pago es el desconocimiento.
    Por otro lado, el hombre es imperfecto y mucho más la masa que los sigue.
    Hitler fue un ejemplo a seguir para muchos, pero, ¿realmente a la luz de la razón y de la consciencia era realmente un ejemplo a seguir? Quizá lo mejor es tomar actitudes de todos esos heroes que componen la vida diaria y tomar de cada uno de ellos el mejor ejemplo, desde la voluntad de servicio de la señora de los tintos, hasta la voluntad y disciplina de Caterine Ibargüen, o de tanto padre de familia campesino que lleva a sus hijos todos los días al colegio, por largos y peligrosos caminos.
    Es necesario tener cuidado con quienes son nuestros heroes, probablemente estemos siguiendo una mentira.

  3. Pingback: Culto al héroe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *