Cuando perder es ganar

“La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis, se supera a si mismo sin quedar superado.” Albert Einstein.

Cuando perder es ganarLos seres humanos nos movemos entre dos fuerzas opuestas: el placer y el dolor. Al primero tratamos de buscarlo continuamente ya que nos produce satisfacción, deleite, alegría, placer; mientras que al segundo, hacemos todo lo posible por evitarlo, pues nos incomoda, nos inquieta y nos lastima, especialmente nuestra parte mental y emocional. Se dice que todo lo que hacemos en nuestra vida tiene que ver con buscar el placer y evitar el dolor.

La mayoría de las veces el dolor o perder trae lecciones positivas disfrazadas, a veces ocultas. En los momentos de dificultades surgen ideas innovadoras y nos damos cuenta que debemos cambiar aspectos relevantes en nuestra vida. Es un proceso de aprendizaje casi espiritual. Es momento de reflexionar, analizar, tomar decisiones, crecer. Los tiempos difíciles han sido bautizadas como “fracasos”, pero en realidad son “resultados no deseados” o “retos”.

Un claro ejemplo de que muchas veces perder es ganar es la vida de Abraham Lincoln. Un hombre cuya perseverancia y sueños estaban por encima de todo. Nacido en la pobreza debió sortear miles de obstáculos para llegar a su meta: ser Presidente de los Estados Unidos. Haber perdido ocho elecciones, quebrar en varios negocios, perder a su familia, nunca lo detuvieron en su hazaña. Era un hombre persistente que no se rendía. Su mente era la de un campeón y jamás se daba por vencido. El premio: a la edad de 51 años es elegido Presidente. Además es recordado como uno de los más queridos y admirados en la historia.

El camino al éxito tiene ciclos, altibajos, muchos sinsabores. No es una línea recta. A veces es necesario retirarnos al desierto y cuestionarnos quienes somos y para dónde vamos. Necesitamos para esta tarea definir con claridad nuestras metas y sueños. Lo que realmente queremos. No desanimarnos, persistir. Aprender de dichas experiencias para templar nuestro carácter y nuestra mente. Tener en cuenta como en momentos de crisis una mente entrenada hallará el camino para una solución adecuada.

En nuestra vida sin excepción hemos perdido cosas valiosas. Trátese de dinero, seres queridos, oportunidades laborales o profesionales, amigos, tiempo, campeonatos, etc. Muchas experiencias,  unas más dolorosas que otras. Igual que nuestra selección de futbol ha tenido fuertes reveses, donde tocamos fondo, y en el partido siguiente se revive la esperanza. Renace como el ave Fénix, de las cenizas. Cada vez que supera un rival y clasifica a otra ronda, va tras el objetivo soñado

Como en el fútbol, la vida es un juego. Muchas veces el juego se puede ganar en el último segundo. Nunca debemos perder la Fe.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *