Bueno, Verdadero y Útil

“La gente destacada discute ideas; la gente promedio habla de los hechos; y los mediocres hablan de los demás”. Anónimo  

sb10061954g-001Comunicarnos es una de las principales necesidades en los seres humanos. Existe en la actualidad un sinnúmero de medios para este propósito. La comunicación verbal, vocal, y visual o corporal, son las principales formas como interactuamos en nuestros mensajes. Según expertos, en un mensaje la parte verbal incide en el 7%, la vocal 38% y la visual en el 55%. A su vez, las personas reciben los mensajes de tres formas básicas y se identifican con ser visuales, auditivas, y kinestésicas (tacto, gusto y olfato).

Viene una reflexión. ¿Que tan bien y eficazmente nos comunicamos? Uno de los principales problemas es lo cotidiano. A lo que nos enfrentamos en el trabajo, con los amigos, la familia, las demás personas. ¿Hablamos de lo sustantivo o de lo superficial? No en vano gastamos horas y horas en conversaciones que sin darnos cuenta aportan muy poco a nuestro crecimiento. Como lo dice la frase de Jules Romains. ¿En qué categoría estamos?

Uno de los peores hábitos sin duda es el chisme, el hablar de los demás. El cotilleo, acompañado de intriga, rumor de pasillo, suposiciones, difamación, parece ser un deporte universal. Se vuelve como un virus y es extendido a gran velocidad. Este virus genera una actitud negativa, ambiente pesado, enemistad, y en general, se comporta como “veneno emocional”. Como todo virus, es perjudicial para las personas, las organizaciones, la productividad y el eficiente desempeño personal y profesional.

Las noticias negativas de los acontecimientos no se quedan atrás. Especialmente si vienen de los medios, prensa, radio o televisión. Cantidades de muertos, violaciones, las enfermedades que padecen los relatores, las crisis morales, la corrupción, la inseguridad, el tormento de soportar jefes y compañeros indeseables, etc. Parecen conversaciones salidas del muro de las lamentaciones. Todo es negativo, todo va mal, el país, el gobierno, el terrorismo, la guerra, la economía. En muchas conversaciones no hay una sola luz de esperanza. Cuidado, estos hábitos son contagiosos.

Pero no todo es sombrío. Un buen hábito sería aplicar Los Cuatro Acuerdos, expuestos en el libro de Miguel Ruiz, una verdadera cátedra de urbanidad que me fué recomendado en su tiempo http://aldocastillo.net/149/. Consiste en: Ser impecable con nuestras palabras, No tomarnos nada personal, No hacer suposiciones, y Hacer lo máximo que podamos. Esos acuerdos se traducen en la Excelencia. Nos llevarán a descubrir nuestras verdaderas capacidades y hasta dónde seremos capaces de crecer y lograr lo que soñamos. Sin duda alguna, nuestra buena o mala comunicación, será un determinante en nuestro destino.

Una anécdota personal. Hace varios años se me acercó una persona cercana del trabajo y quería contarme algo muy confidencial. Apliqué el filtro. Jamás supe de qué se trataba. Fué una buena decisión.

Utilicemos frecuentemente el filtro. Sepultemos en el cementerio del olvido lo que no nos sirve. Ahí no hará ningún daño, ni afectará nuestra tranquilidad.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas – Diplomado en PNL

Share Button

Comentarios

Bueno, Verdadero y Útil — 6 comentarios

  1. Excelente disertación sobre la comunicación y los acuerdos que nos mejoran en nuestra vida personal y profesional. Igualmente importante el que resaltemos lo positivo y no nos dejemos invadir por el negativismo y el pesimismo.

  2. Excelente mensaje de reflexion y construccion. Es para difundirlo y capitalizarlo. Felicitaciones por abordar el tema que mejora el nivel personal y colectivo de una sociedad.

  3. Todo en nuestra realidad es útil desde el punto de vista en que lo miremos, y sobre todo si lo sabemos reconocer y sentir de forma conciente, concuerdo con la reflexión expuesta en este articulo y en mi opinión es donde parte la claridad en la interpretación de nuestra realidad, sobre todo cuando tratamos de una comunicación interna más que externa, nuestro lenguaje interno es el que nos da las pautas para tener una buena relación con nosotros mismos y por ende con los demás.

    • Muchas gracias Fredy.
      Sin lugar a dudas el crecimiento de lo externo se origina en nuestro interior.
      Por eso la gran responsabilidad de conocernos, cambiar hábitos y buscar la excelencia.
      Las buenas relaciones con los demás es un elemento necesario para el desarrollo y logro de nuestras metas.
      Además forma parte importante de la inteligencia emocional.

      Gracias
      Aldo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *