Apariencias de riqueza

“Aparentar lo que no eres, es vivir sin saber quién eres”. Anónimo

Apariencias FinancierasEn cuestiones financieras se dice que el mundo vive de apariencias. Es sorprendente ver como una gran cantidad de personas se esfuerzan hasta el cansancio por hacerse notar y creer que son adineradas, cuando en realidad no lo son.

Están convencidos que su riqueza se soporta en los ingresos, los títulos, el estatus, el empleo que desempeñan, etc. Nada más irreal. La verdadera riqueza se fundamenta en el patrimonio, la fortuna neta. La de Jeff Bezos de Amazon, hoy es de US$121.000 millones https://www.bloomberg.com/billionaires/. Un ejercicio sencillo para saber qué tan ricos somos es preguntarnos cuanto tiempo podemos vivir sin un sueldo. El promedio solo resiste tres meses sin importar cuanto gane.

Un indicador útil es conocer en lo que gastan las personas, porque la clave no está en cuanto se gana, sino cuanto se conserva.

Según los expertos, los pobres por su falta de educación financiera, en lo primero que gastan son cositas”, “baratijas”, “chucherías”. El argumento es que son baratas o están en oferta. Generalmente, estas cositas no mantienen el valor en el tiempo. Terminan inundando los hogares, o el cuarto de san Alejo.

La clase media, está en la mitad. No quieren ser pobres, pero anhelan ser ricos. Los imitan, aparentan ser como ellos. Con un grave error, a costa de la deuda y de paz. Compran pasivos, es decir obligaciones para mantener su “nivel de vida”, su “estatus” como casas grandes, autos último modelo, vacaciones, afiliaciones a clubes, tarjetas de crédito, entre otros. Generalmente viven de los ingresos que generan mes a mes. Son ricos generadores, pero pobres acumuladores.

Los ricos, finalmente tienen su fortaleza en la educación financiera. Tienen objetivos claros y consecuentes. Trabajan para generar ingresos, ahorrar, invertir y “finalmente gastar”. Es el orden estricto. Gastan en comprar activos (inversiones, educación, negocios, bienes raíces, etc.) que les producen flujo de efectivo y les permiten darse gustos. Saben que la riqueza está en acumular más que en gastar, o despilfarrar. No necesitan aparentar, ostentar ni mostrar. Han superado esa etapa. Muchos de ellos son anónimos, como lo expresa Thomas J Stanley en su libro “El Millonario de al lado”. Hace años en un seminario escuché que uno de los hombres más ricos de Colombia vivía en arriendo. Sin duda tendrá su razón.

Algunos piensan en la utopía de la igualdad en la riqueza. Paul Getty, en su época el más rico del mundo afirmó que el 80% de la riqueza mundial estaba en manos del 20% más rico; y que, si se distribuyera de forma igual hoy para los 7.500 millones de personas, en cinco años (2023), la riqueza volvería a ese mismo 20%. La razón, mentalidades diferentes (abundancia y escasez).

Cabe cuestionarnos hoy: ¿Para qué trabajamos? ¿Cuál es el propósito? En cada individuo habrá respuestas diferentes.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas – Diplomado en PNL

Share Button

Comentarios

Apariencias de riqueza — 2 comentarios

  1. Muy buena la explicación al “por qué finalmente unos siempre serán más ricos que otros” y la triste realidad del porqué se asocia con responder que la verdadera riqueza está en el corazón: la verdadera riqueza si está en el corazón cuando no se toma como justificación a no haber podido lograr la riqueza material y aparentar lo que no se ha obtenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *