Año nuevo, retos nuevos

“Dios no te hubiera dado la capacidad de soñar sin darte también la posibilidad de convertir tus sueños en realidad”.  Hector Tassinari

Metas 2015Pasaron las fiestas decembrinas, las vacaciones, las celebraciones y todo parece volver a la normalidad y a la rutina. Se terminó el año 2014 y comienza con fuerza el 2015, dando inicio a las actividades laborales, la temporada escolar, los agites del día a día, el caos del transporte, etc.

A pesar de estas situaciones, todos en nuestro interior deseamos que este año sea mucho mejor que el anterior. Es nuestra ilusión, nuestra esperanza de ser cada vez mejores y obtener mejores logros, salud, felicidad, prosperidad y éxito.

Todo depende de los sueños, objetivos y metas. Todo parte de una idea, un deseo de hacer algo importante en nuestra vida. Algo que nos impulse, nos motive, nos genere pasión y entusiasmo. Así como los grandes soñadores algún día pensaron diferente y transformaron el mundo. Una visualización o imaginación hacia cosas que queremos que sucedan en el futuro.

Al comienzo, crear nuestros sueños parece poco realista, inalcanzable e ilusorio. Pero una vez los empezamos a afianzar en nuestro interior nos inspiran para perseguirlos a través del esfuerzo y el trabajo continuo, y siempre con la actitud positiva de poder materializarlos. Es bueno acompañarlos de guías o mentores exitosos. Ayuda mucho.

Las metas, una vez se tienen claros los sueños, son las ventanas hacia la acción. Deben ser concretas, especificas e ir acompañadas de un tiempo definido donde se quieren lograr. Convertir nuestros sueños en realidad se hace a través de pasos, de un plan de acción. No basta simplemente con tener buenas ideas y soñar. Sin metas claramente definidas nuestros sueños serán solo espejismos. Para lograr las metas se requiere sin lugar a dudas de disciplina y dedicación.

El obstáculo frecuente y más difícil es comenzar. Se dice que un viaje de diez mil kilómetros se inicia dando el primer paso. En la vida es similar. El emprendimiento, iniciar una carrera profesional, un viaje, cambiar de empleo, mejorar el estado físico a través del deporte, el cambio de hábitos alimenticios, etc. Todo tiene un comienzo, y aquello que vale la pena en la vida tiene un proceso que debemos vivir para aprender sin demasiada prisa.

En 2015 los retos y metas personales pueden ser desafiantes o intimidatorias. Así como los gobiernos y empresas hacen sus presupuestos, deberíamos hacer lo mismo. Es recomendable escribir nuestras metas del año en los cuatro planos de nuestra vida: personal, familiar, social, humanístico y trascendental. Debemos ser conscientes que uno de los secretos es “pensar en grande”.

A pesar de las adversidades el ser humano es lo suficientemente inteligente para “solucionar problemas”. Entre más grandes sean los retos, el crecimiento y fortaleza interior también lo serán. Si queremos llegar lejos, como dice el refrán: “hay que apuntar a las estrellas para llegar a la luna”. Por lo tanto, no dejemos de soñar, y, jamás renunciemos a nuestros sueños.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *