Acumular: ¿Buena estrategia?

“El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro”. Benjamín Franklin.

AcumularLa conservación o acumulación de los recursos financieros siempre es un reto para cualquier persona. No es una tarea fácil, dados los innumerables estímulos sensoriales que a diario nos bombardean. Permanentemente aparecen en la prensa, radio, televisión, redes sociales, conversaciones, etc. Es una explosión de información orientada hacia la creación de necesidades y deseos, cuyo fin parece ser “dame tu dinero”.

Hoy tener una buena salud financiera es una verdadera odisea. Es más, es uno de los principales dolores de cabeza de la sociedad moderna, el “estrés financiero”. No importa cuántos sean los ingresos, miles o millones, si la tendencia común es “gastar más de lo que se gana”. Ahí nace el desajuste que genera demasiadas preocupaciones a millones de personas. Se puede analizar este hábito desde dos posiciones:

Negativa: creer que no es posible. La mente, nuestro principal obstáculo sabotea todo. Lo ve como un sacrificio, demasiado esfuerzo. Hace creer que el dinero no alcanza; por tanto, es necesario gastarlo. No se debe guardar porque: “uno muere y no se lleva nada”. Deficientes programas mentales nos gobiernan. Existe la Ley Parkinson: las personas tienden a gastar todo lo que se ganan y un poco más. Por eso, muchos al retirarse lo hacen sin una tranquilidad monetaria, a pesar de trabajar toda una vida. Lo que conlleva a concluir que: trabajar duro y por larga vida no es suficiente. Necesitamos nueva información y conocimientos financieros, el mundo ha cambiado.

Positiva: basada en la planeación, disciplina, ahorro, posponer o retrasar el placer inmediato; además de una férrea voluntad. Una lucha interior permanente, autocontrol. Comienza por ahorrar, es decir gastar menos de lo que se gana, un verdadero sacrificio hoy. Crear el hábito es la clave. Se puede iniciar con porcentajes menores, 1%, 2%, 5%. A medida que se siente comodidad y la mente se adapta se puede aumentar al 10%, 15% o 20%. Nos es un secreto que las personas más solventes son grandes ahorradores.

Los grandes beneficiados: el cuerpo, la mente, la familia; tranquilidad mental. Las emociones negativas relacionadas con el dinero son desgastantes, no permiten pensar con claridad. Estresan demasiado, además del efecto en la autoestima. Tener tranquilidad financiera genera mayor confianza, seguridad, placer, disfrute, gozo, libertad. Además de poder compartir, ayudar y apoyar a otros. Muchas veces queremos cambiar el mundo, pero debemos comenzar por nosotros. No podemos dar lo que no tenemos. Si queremos erradicar la pobreza, empecemos por nosotros mismos. No solo la financiera, también la mental y espiritual.

Se dice que muy pocos logran la acumulación. El éxito consiste en diferenciarnos, hacer cosas diferentes de la multitud. Dejar de ser promedio. Buscar consejos de expertos y mentores. Ir más allá, sin importar que generen miedo e incertidumbre. Si creemos en nosotros y hacemos nuestro mayor esfuerzo, es probable que el Universo conspire a nuestro favor. Vale la pena correr el riesgo.

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas – Diplomado en PNL

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *