¿A quién escuchar?

“Aquel que no sabe, y no sabe que no sabe es un idiota. Evítale. Aquel que no sabe, y sabe que no sabe es un ignorante. Enséñale. Aquel que sabe y no sabe que sabe está dormido. Despiértale. Aquel que sabe y sabe que sabe es un sabio de verdad. Síguele”. Proverbio Árabe

A quien escucharLos seres humanos en el transcurso de la vida siempre han necesitado la ayuda y apoyo de otros para la subsistencia y crecimiento. No cabe duda que si trataran de hacerlo solos, sería imposible. Solo en los cuentos de hadas existe esa posibilidad. Una tarea importante es poder seleccionar con cuidado “a quién escuchar”. No sólo se trata de consejos personales, sino también a quiénes vemos en la televisión, oímos en la radio, e incluso a quiénes leemos en revistas, periódicos, libros, etc. Estos mensajes y programación influirán sustancialmente en nuestra existencia.

Existe una clara necesidad por incrementar el conocimiento. Ignoramos muchas cosas y estamos llenos de preguntas. Un refrán muy sabio dice que entre más se sabe más se duda. Otro expresa que: mientras los tontos están seguros de todo, los inteligentes están llenos de dudas. Surge la pregunta: ¿A dónde recurrir? ¿Quién puede orientarnos? Trátese de retos personales, problemáticas laborales, familiares, laborales, financieras, emocionales, espirituales.

Aparecen dos alternativas. Consejeros que ven la situación de una forma positiva y otros de forma negativa. Como las dos caras de la moneda. El positivo dará mensajes de oportunidad, esperanza, crecimiento, superación, aprendizaje. Experiencias necesarias para ascender. El negativo, muchas veces llamado “realista” desde la otra óptica, hablará de la crisis, del medio ambiente, del gobierno, de los políticos, del clima, la economía, como las causas. Un mundo lleno de dificultades, un panorama gris, atemorizante. Sin duda, es la proyección de su película interior. Como somos por dentro somos por fuera reza otro aforismo.

Viene la reflexión: ¿A cuál de los dos escucho? La respuesta la tiene cada persona. Se debe analizar cada uno y discernir. Asumir la responsabilidad el individuo al tomar la decisión para en el futuro evaluar si fue lo correcto. Es necesario investigar, indagar, preguntar, pedir testimonio. No dejarse deslumbrar por los currículos o conocimientos. Hay que buscar los mejores. Personas honestas, creíbles, probas, integras. Que tengan experiencias y logros comprobados en su vida, y no solo que sean teóricos o académicos. Aquellos que mediante su ejemplo sirvan de modelo. No es fácil encontrarlas, pero, el que busca encuentra.

Innumerables alumnos juiciosos escucharon a sus maestros y llegaron lejos. Bill y Melinda Gates siguieron consejos de Warren Buffett; Buffet escuchó a su profesor de Columbia Ben Graham; Tony Robbins fue alumno sobresaliente de Jim Rohn; y Platón el más destacado alumno de Sócrates. Hay cantidad de ejemplos más en el arte, la literatura, el cine, el deporte, los negocios, la política.

Pregúntate permanentemente: ¿A quién quiero y debo escuchar? Al aconsejar: ¿Soy optimista o pesimista?

.

Aldo Alexander Castillo

Inversionista y Conferencista en Finanzas Personales

Economista – Especialista en Finanzas – Diplomado en PNL

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *